23 de julio de 2017

No lo diré

De alguna larga lista personal de respuestas rápidas, siempre alego que "Mi negro corazón" es el motivo a la mayoria de mis frecuentes poco cálidas respuestas. Quizás lo diga con un tono jocoso, quizás lo diga con alguna expresión divertida. Lo cierto es que, fuera de hacerlo parecer una broma, muchas veces realmente he creido tener un "negro corazón". Pero entonces, a pesar de mis esfuerzos y  negativas, hasta los corazones negros laten... y vaya que agonia.

Soy alguien de pocas palabras y si hay algo en lo que soy reservado y, hay que q admitirlo, sumamente negativo, es sobre mis sentimientos. Sí, sentimientos. No de las pasiones y deseos del día, sobre ello tengo tal transparencia que incluso algunos pueden ruborizarse.

Pero en sentimientos, mi historia cambia. A ellos los llevo en una pequeña jaula repleta y al borde del colapso. Y si, quizás esa se la causa al problema que ocasionan estas palabras, pero fue un mecanismo que ayudó en momentos dificiles.

Pero aun con todo ello, de a pequeñas gotas, de la manera mas insolita y en el proceso menos ortodoxo de mi historia, mi negro corazón late. No como debería, no como se esperaba y sin respetar los tiempos, pero mi negro corazón late.

Sin embargo y aunqe debería hablarlo... No lo diré. Aunque pese y se haga extraño, no lo diré. Cuando sea claro y evidente, lo negaré. Si es oportuno y necesario, me quedaré callado.

Al menos... al menos por ahora.

No hay comentarios.: