12 de marzo de 2008

CARTAS AL SEMI - VIVO (1ro de 2)

Ella nacería con una sonrisa encantadora y mirada profunda. Ella crecería sin don o destreza, solo sería como podía ser. Ella se equivocó en el amor, aunque al comienzo nadie lo notara. Ella se embarazaría joven e interrumpiría sus estudios. Ella estaría casada por el resto de su vida con un hombre con el que solo con viviría por tres años. Ella viviría enamorada de su hijo y trabajaría todo el día para poder mantenerlo. Ella y su hijo serian muy iguales y la vez tan diferentes, pero eso no lo sabría del todo hasta el final de sus días. Ella descubriría un secreto. Ella lo aceptaría a medias tintas con el paso del tiempo. Ella, aquella niña que se hizo mujer, lucharía cada momento por darle un futuro a su único hijo. Ella, sin saludar o despedirse, moriría de cáncer.

Para los misterios del porque de sus día a día no habría una respuesta, solo, aunque pasase frío, tendría que seguir. Pensaría mil veces lo errores de su vida y en la cama de un hospital cada recuerdo se convertiría en una parte menos de su ya escasa memoria. Al comienzo intentó enfrentarse a su fatídica situación por que no permitiría que la alejase de su hijo. Mas la lucha se esfumó como los fueron sus palabras, se hizo polvo al igual que su conciencia, la enfermedad atacó su razón y ella moriría en vida al caer en el inminente silencio. Habría llanto, como también furia, pero ella se marchó y las cosas se sintieron incompletas.


***

Cuando leas mis palabras sabre que sabes leer mi mente, que me has conocido como muy pocas personas llegaran a hacerlo quizás no de la mejor forma o quizás si, eso ahora es decisión tuya. Esperaré un momento para recapitular cada instante en el que no te tuve cerca, recordaré aquellos momentos en el que compartimos la misma casa, el mismo techo, la misma mesa, pero ninguna palabra, ningún gesto, ningún sonido acompañaban nuestro encuentro.

Los minutos se hicieron horas, las horas se hicieron meses y los meses murieron en los años; mas sería mi silencio o el tuyo quienes borrarían las buenas risas de mi infancia y terminarían por separarnos cada vez más. Perdimos a personas cercanas y nos creamos marcos para nuestro mejor rostro, así una sonrisa o una decisión sensata no harían notar las cicatrices. No lo se, quizás solo quisimos ser fuertes el uno por el otro.

Escribo al semi-vivo a aquel ente extraño que hasta mis días desconozco, aquella forma con cuerpo de sombra que se muestra sin las mascaras habituales en nosotros. Quisiera saber quien eres realmente bajo las canas que aun no terminan de poblar tus cabellos, bajo tu cuerpo anciano y cansado, quisiera saber quien se esconde detrás de esa masa morena de rasgos antiguos. Pero no saldrás a la luz porque ni tu mismo ya sabes que fue de aquel.


1 comentario:

Juan Diego dijo...

Felicitaciones! Tienes un blog interesante y profundo,capaz de cuestionar.

Escribes muy bien, tienes estilo, libertad y manejo del idioma.He leìdo todo sin parar y solo me he detenido para respirar en algunos párrafos fuertes e intensos.

Tienes un gran potencial.

Gracias por tu visita

JUAN DIEGO
http://sexopudoryhombres.blogspot.com
http://elblogdejdrobert.blogspot.com